En este momento estás viendo Disfrazando Chile para la llegada del Presidente

Disfrazando Chile para la llegada del Presidente

La llegada del presidente electo al sector poniente de Santiago, se vio como una señal de querer mantener una conexión con el Chile real. Vivir en un barrio tradicional, cerca de su lugar de trabajo, tratando de compensar tiempos para mantener espacios de vida comunitaria en la vorágine que significa asumir la presidencia de un país, es una aspiración de un Presidente que ha dado muestras de querer mantenerse en comunicación con el pueblo.

La “moneda Chica” era invadida por personas (niñes y adultos) tratando de conversar con él, darles regalos, queriendo contarles sus historias personales, sus sueños de país y sobretodo abrazarlo y celebrar su nuevo rol, el que asume con un mensaje de que las cosas pueden cambiar para mejor, que es posible volver a soñar con grandes transformaciones y  que podemos construir un camino que nos permita ganar en dignidad.

La llegada del presidente al barrio Yungay es bien recibida por vecinos, lo esperan y celebran, pero no todos…algunos la viven con dolor, violencia y reafirmando una vez más de que su condición de “ciudadanos” se supedita a su aspecto físico, a sus problemas de salud mental, a su condición de habitabilidad. 

La plaza Yungay es una vez más “barrida”, “limpiada” y preparada para mostrarla como no es, un espacio sin rucos, sin carpas, sin abandono, sin exclusión. ¡Que linda se ve la plaza! pero ¿dónde se fueron los que vivían ahí? ¿Qué soluciones se les entregó? ¿A qué violencia fueron sometidos para obligarlos a abandonar el espacio que habitan?

Hoy, viernes 11 se realiza el cambio de mando y se prepara la Moneda para recibir al nuevo presidente y todos quienes quieran ir a celebrar. Habrá fotografías de rigor y ¡qué linda se ve la Moneda!, pero nuevamente el espacio fue “barrido”, “limpiado” y preparado para mostrar una Alameda que no es. Sacaron los rucos, las carpas, la gente que vive en calle nuevamente se tuvo que mover. Llegó el camión de basura, carabineros y comenzaron a sacar todo, a barrer con todo, alimentos, documentos, la poca dignidad. Nuevamente se deben mover, pero ¿a dónde?, ¿Qué soluciones se les entregó?, ¿Alguien les dijo a dónde podrían ir esta vez? 

“Limpiar” la calle para los actos públicos es una práctica común, las personas en situación de calle lo saben y viven frecuentemente, pero por más que los “corran” una y otra vez esto no los hace invisibles.
¿Será que el Presidente logrará verlos?  porque al parecer le están disfrazando Chile para que no vea la realidad.Hoy, viernes 11 se realiza el cambio de mando y se prepara la Moneda para recibir al nuevo presidente y todos quienes quieran ir a celebrar. Habrá fotografías de rigor y ¡qué linda se ve la Moneda!, pero nuevamente el espacio fue “barrido”, “limpiado” y preparado para mostrar una Alameda que no es. Sacaron los rucos, las carpas, la gente que vive en calle nuevamente se tuvo que mover. Llegó el camión de basura, carabineros y comenzaron a sacar todo, a barrer con todo, alimentos, documentos, la poca dignidad. Nuevamente se deben mover, pero ¿a dónde?, ¿Qué soluciones se les entregó?, ¿Alguien les dijo a dónde podrían ir esta vez? 

“Limpiar” la calle para los actos públicos es una práctica común, las personas en situación de calle lo saben y viven frecuentemente, pero por más que los “corran” una y otra vez esto no los hace invisibles.
¿Será que el Presidente logrará verlos?  porque al parecer le están disfrazando Chile para que no vea la realidad.
Por Francisca Hidalgo, Coordinadora Programa Calle.

Deja una respuesta