Ludoteca: Me la juego por nuestros Derechos

La Ludoteca, “Me la juego por nuestros Derechos” es una estrategia metodológica desarrollada por  ENMARCHA para promover y garantizar el cumplimiento del Artículo 31 de la Convención de los Derechos del Niño

La Ludoteca se adapta a distintos contextos (plazas, colegios) y permite trabajar temáticas priorizadas para cada necesidad particular. Su apuesta innovadora es volver práctica concreta la necesidad urgente de involucrar a niños, niñas y jóvenes en el desarrollo social de las comunidades, por medio de la validación de sus propios sentidos y prácticas, haciéndolas dialogar y valorizándolas en el mundo adulto. 

El modelo socio comunitario de la Ludoteca pretende ser una herramienta para la apropiación de Derechos Humanos en niños, niñas y jóvenes, de manera directa se ejercita el Derecho a jugar, a la participación ciudadana, a la identidad y pertenencia socio histórica a una localidad.

¿Qué Hacemos?

Ludoteca “Juégatela” en el Barrio

Nace el año 2010, como un dispositivo socioeducativo que transita y se moviliza por el territorio, abriendo espacios para el encuentro y diálogo en la comunidad sobre los temas que se definen colectivamente como prioritarios. 

Se trabaja en base a una educación en derechos humanos y cultura del buen trato, promoviendo que niños, niñas y jóvenes adquieran herramientas para la acción organizada y que esa práctica permita fortalecer su ciudadanía protagónica. 

La ludoteca se encuentra en un carro adaptable que contiene todos los materiales a ser utilizados en un encuentro comunitario y existen monitores capacitados para desarrollar las actividades planificadas. 

Ludoteca “Jugando la Espera”

Nace en diciembre de 2017, buscando generar un espacio de cuidado y protección para niños, niñas y adolescentes que se encuentran en la fila de ingreso a un Centro Penitenciario.

Se arma un espacio amigable donde se desarrollan juegos y actividades, para que niños y niñas puedan compartir en un clima de protección y cuidado antes de ingresar al Centro Penal. Se generan espacios de diálogo, ayudándolos a manejar situaciones de estrés y ansiedad que les genera la visita y facilitamos información para ellos y sus familias sobre cómo será el proceso de ingreso al Centro Penal. 

“Los Estados Partes respetarán el derecho del niño que esté separado de uno o de ambos padres a mantener relaciones personales y contacto directo con ambos padres de modo regular” (Art.9 de la Convención de los Derechos del Niño)